La pérdida de piezas dentales parcial o total es habitual en las personas mayores, pero no por ello deben resignarse. Entre las consecuencias principales se encuentran las dificultades para masticar correctamente, lo que puede derivar en una alimentación deficiente. También afecta a la capacidad de expresarse y envejece el rostro, y esto reduce la autoestima. Por eso, siempre que haya pérdida de piezas dentales es recomendable reponerlas para recuperar la funcionalidad de la cavidad oral.

 

La dentadura postiza puede ser una opción porque ayuda a devolver la sonrisa a las personas mayores, pero no es funcional ni cómoda y los problemas de sujeción no están resueltos. Por el contrario, el implante dental, que sustituye la pieza perdida, es una excelente alternativa que aporta estabilidad duradera. Se trata de una solución permanente y, si se cuida de manera adecuada, el paciente no va a tener que volver a reemplazarlos.

 

La directora de Sermade, Sara Guisado, explica cómo es el proceso: “Mediante una intervención quirúrgica menor, se colocan tornillos de titanio en el hueso maxilar, que sustituyen la raíz del diente ausente. Posteriormente, sobre ellos se coloca la restauración protésica, que normalmente es una corona hecha a medida y que tiene el aspecto y la función de una pieza normal”.

 

Implantes en las personas mayores

“Hay que desterrar la falsa creencia de que colocar implantes en las personas mayores está contraindicado porque, además de ser posible, es muy recomendable. La edad en sí misma no es un impedimento, sino la salud de la persona y sus hábitos de higiene”, subraya Guisado. De hecho, los factores de riesgo de colocar implantes dentales en pacientes mayores de 65 años son los mismos que para el resto de pacientes más jóvenes: medicación habitual, alergias, enfermedades crónicas, hábitos poco saludables, etc.

 

No obstante, los odontólogos tienen en cuenta la menor densidad ósea, porque es una de las características de las personas mayores. De esta manera, el proceso de integración del implante podría ser un poco más largo, pero perfectamente viable. Por eso, cuanto más tiempo se tarde en sustituir una pieza dental perdida, mayor es el riesgo de perder tejido y hueso, lo que luego dificultará el proceso. Además, podría provocar inestabilidad a los dientes de alrededor, porque tienden a moverse para ocupar el espacio disponible.

 

¿Qué cuidados requieren los implantes dentales?

Respecto a los cuidados que requieren los implantes dentales, Sara Guisado los resume en “revisiones anuales y una buena higiene dental.  Se podrán realizar radiografías para controlar el buen estado del implante y del hueso que lo soporta”. En cualquier caso, el odontólogo estudiará cada caso de manera personalizada.

 

Los beneficios de optar por los implantes para recuperar la funcionalidad de la boca mejora la calidad de vida de las personas mayores: vuelven a disfrutar de la comida y pueden alimentarse de manera equilibrada, recuperan la capacidad de expresarse correctamente y mejora su autoestima. Además, actualmente, se trata de una alternativa que tiene una buena relación calidad-precio y resulta más accesible para todos los bolsillos.