Hoy, 14 de noviembre, es el Día Mundial de la Diabetes, una patología que afecta en España a cerca de 6 millones de personas, siendo el 40 % de los diabéticos mayores de 65 años. Por ello, Sermade insiste en la importancia de cuidar la salud bucodental de las personas mayores, con el fin de prevenir o paliar ciertos efectos adversos de la diabetes como pueden ser las caries o la pérdida de piezas dentales.

La diabetes mellitus, enfermedad metabólica caracterizada por niveles de azúcar (glucosa) en sangre elevados, mantiene una relación estrecha con los problemas dentales. Así lo afirman datos extraídos del Informe SEPA (Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración) de la Fundación SED (Sociedad Española de la Diabetes), donde se expone que la relación entre diabetes y los problemas bucodentales es bidireccional. “Es decir, que no solo la diabetes aumenta los riesgos de padecer problemas bucodentales, sino que, además, esta enfermedad puede verse afectada por dichos problemas. Este es el motivo que nos lleva a hacer especial hincapié en la importancia para los diabéticos de tener una boca sana y cuidada”, aclara Sara Guisado, directora de Sermade.

Principales problemas bucodentales ligados a la diabetes

“Uno de los principales problemas asociados a la diabetes son las caries, que normalmente están originadas por una infección bacteriana causada por estreptococos, algo que podría ser consecuencia directa de la hiperglucemia, ya que este tipo de bacterias tienen más posibilidades de sobrevivir y dañar el esmalte cuando el nivel de glucosa alrededor de las encías es alto”, explica la directora de Sermade.

Además, según varios estudios, en este tipo de pacientes aparte de tener un 50 % más de riesgo de perder piezas dentales, sus encías también son más vulnerables y tienen más posibilidades de sufrir gingivitis o periodontitis, acelerando esta última la resistencia a la insulina y ayudar así a desarrollar la enfermedad.

Cuidado bucodental

A continuación, compartimos los consejos aportados por la asociación Compromiso y Seguridad Dental (CSD) para prevenir los daños que la diabetes pueda provocar en nuestros dientes:

  • Los niveles de glucosa sanguínea a raya. Es uno de los puntos más importantes a tener en cuenta a la hora de mantener la salud bucodental. El objetivo es realizar un correcto control glucémico para mantener los niveles de glucemia lo más cercanos posible a la normalidad, con el fin de disminuir el riesgo de enfermedad periodontal, puesto que ésta dificultará a su vez el control glucémico.
  • Una visita al dentista semestral para un examen completo y, en caso de ser necesario, habría que visitarlo con mayor frecuencia.
  • El dentista debe facilitar unas pautas sobre cómo mantener una buena salud bucal.
  • Examinar regularmente la boca para detectar los problemas a tiempo, pieza por pieza e incluyendo las encías.
  • En caso de usar dentadura postiza, extremar su higiene y su estado, y asegurarse de que ajuste bien y no produzca roces o heridas.
  • En caso de presentar llagas, heridas, sangrado de encías, ulceras, pérdida de dientes, dolor en la boca, parches blancos o mal aliento, visitar inmediatamente al dentista.
  • Cepillar los dientes después de cada comida y es muy importante el uso del hilo dental diariamente. Los dientes deben cepillarse, al menos, dos veces al día, completando la limpieza con hilo dental o, por lo menos, usarlo una vez al día para remover la placa y bacterias depositadas entre los dientes. De esta forma, se evita la aparición de placa dental y el desarrollo de la enfermedad periodontal.
  • Dejar de fumar, porque agrava la enfermedad periodontal.
  • Someterse a tratamientos periodontales, en caso de ser necesarios, con el fin de conseguir un adecuado estado del hueso y la encía y así evitar la pérdida de piezas dentales.