La xerostomía o síndrome de la boca seca consiste en la sequedad de la boca provocada por la falta de secreción salival. Sus causas pueden ser múltiples, como el trastorno de las glándulas salivales, el tabaquismo, el consumo habitual de alcohol, una infección aguda, enfermedades autoinmunes o enfermedades sistémicas, como la diabetes o la deshidratación. “No obstante, en el caso de las personas mayores se debe, en la gran mayoría de los casos, a un consumo elevado de medicamentos”, asegura la directora de Sermade, Sara Guisado.

Según datos de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), una de las razones para este alto consumo de medicamentos es el incremento de las enfermedades crónicas en la población mayor, los factores de riesgo cardiovascular metabólicos (diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia, obesidad, etc.) y las enfermedades del aparato locomotor (artrosis, dolor lumbar). Como consecuencia, los mayores se encuentran frecuentemente polimedicados para controlar sus problemas de salud y mejorar su calidad de vida. De hecho, en la actualidad, cerca del 50 % de las personas de más de 65 años está polimedicada, es decir, toma más de seis medicamentos de forma continuada.

Síntomas

La saliva es necesaria para mantener el equilibrio de la cavidad bucodental y evitar la aparición de ciertas molestias y enfermedades que derivan en la xerostomía. “La disminución de la actividad antimicrobiana de la saliva provocada por el gran consumo de medicamentos favorece la proliferación de hongos que pueden acabar provocando infecciones”, explica Guisado.

A lo que añade: “Cuando una persona padece síndrome de la boca seca, a parte de la sensación de sequedad hay otros síntomas a tener en cuenta como son la halitosis, los problemas a la hora de colocar las prótesis dentales removibles, la aparición de caries y enfermedades periodontales”.

Otros síntomas son los problemas de masticación y deglución, sensación de ardor y dolor en la lengua y alteración del sabor de los alimentos.

Adiós a la boca seca

Como respuesta a los efectos adversos de la xerostomía, la directora de Sermade afirma que, en cuanto se detecta la causa, “hay productos para paliar o aliviar la sintomatología de la boca seca, como geles y pastas dentales que, usándolos de forma regular, alivian esa sensación tan desagradable y molesta”.

En concreto, según el artículo publicado por el Colegio Oficial de Farmacéuticos de Bizkaia en la editorial científica Elsevier, los expertos recomiendan el empleo de pastas dentífricas hiperfluoradas cinco minutos una vez al día y también colutorios con flúor y clorhexidina oral. De esta manera, aumenta el bienestar del paciente y disminuyen las infecciones locales y sistémicas. También son útiles los geles que contengan lactoperoxidasas. Además, el tratamiento tendrá que contemplar una intensificación de la higiene dental, la ingesta de abundante agua y la estimulación de la salivación.  Sin olvidar una dieta sana y equilibrada, evitando el uso de alimentos con azúcar refinado, ya que favorecen la aparición de caries. También se deben eliminar los alimentos irritantes, secos o ásperos, picantes o ácidos, salados y a temperaturas extremas. Lógicamente, hay que evitar también el alcohol y el tabaco.

Por todo lo expuesto, Sermade insiste en la importancia de prestar atención en cuanto aparezcan las primeras señales de boca seca para controlar lo antes posible su evolución y prevenir complicaciones, llevando a cabo una correcta higiene bucodental con su correspondiente revisión cada seis meses.