Según las últimas cifras facilitadas por el Ministerio de Sanidad sobre la evolución de la epidemia del coronavirus Covid-19 en España, hay más de 600 personas infectadas y 17 fallecidos, con edades comprendidas entre 69 y 99 años. Dos de ellas, eran usuarias de una residencia y de un centro de día de la Comunidad de Madrid.

Como las personas mayores son un colectivo especialmente vulnerable, sobre todo si padecen enfermedades respiratorias o cardiacas, y los dentistas están expuestos a un mayor riesgo de contagio por la cercanía que mantienen con el paciente, la directora de Sermade, Sara Guisado, señala que “hemos formado e informado a nuestros profesionales, que a diario se desplazan a las residencias con las unidades móviles para prestar atención odontológica, sobre las medidas preventivas y los protocolos de actuación que deben poner en práctica”, subraya.

Para ello, Sermade ha asumido como propias las medidas preventivas recomendadas por el Ministerio de Sanidad y, sobre todo, las específicas definidas por el Consejo General de Dentistas de España.

Recomendaciones específicas

“Como el virus se propaga, sobre todo, a través de las gotas respiratorias y por el contacto directo con las secreciones respiratorias infectadas, los dentistas y demás personal clínico están expuestos a un mayor riesgo de contagio. Más aún cuando la distancia de seguridad recomendada para minimizar el riesgo de contagio es de un metro y nosotros trabajamos  a una distancia inferior a un metro”, explica Guisado.

Por eso, Sermade aconseja a los profesionales reforzar las medidas universales de prevención en lo referente a la atención a los pacientes odontológicos. Las principales recomendaciones son:

  1. Usar mascarillas FFP2 valvuladas.
  2. En caso de seguir utilizando la mascarilla quirúrgica habitual, es conveniente cambiarla cada dos horas para evitar su deterioro y pérdida de eficacia.
  3. Usar guantes, bata y protección ocular
  4. Proceder a un minucioso lavado de manos antes y después de atender al paciente.
  5. Todas las superficies de trabajo y del entorno del paciente deben ser inmediatamente limpiadas y desinfectadas. Estos virus se inactivan tras cinco minutos de contacto con desinfectantes normales como la lejía doméstica. “Además, todas nuestras unidades móviles cuentan con una máquina de desinfección por ozono. De esta manera, nos podemos desplazar a las residencias ofreciendo la máxima seguridad, con el fin de ofrecer un servicio odontológico integral, que contribuye a mejorar la salud bucodental de las personas mayores”, apunta Guisado.

Otra cuestión importante a tener en cuenta es que si una persona entra en contacto con el virus, puede tardar hasta 14 días en presentar los primeros síntomas. Por eso, la directora de Sermade advierte que si un paciente tiene fiebre, tos y sensación de falta de aire, “debe retasarse el tratamiento hasta que se confirme el diagnóstico de coronavirus; a no ser que, lógicamente, se trate de una urgencia”.

En cualquier caso, la directora de Sermade lanza un mensaje de prudencia y calma: “Lo más importante es la prevención para evitar que aumenten los contagios y, sobre todo, extremar las medidas de higiene de trabajadores y pacientes. Asimismo, nuestros trabajadores cuentan con estrictos protocolos para desempeñar su labor”.