Enero es el mes de los buenos propósitos. Muchos de los objetivos a los que aspiramos están relacionados con la salud, con mejorar nuestra calidad de vida y, en definitiva, con ser más felices. Y la salud bucodental no puede ser una excepción, porque forma parte de la salud integral de las personas. En este sentido, la directora de Sermade, Sara Guisado, destaca que “si no cuidamos de forma preventiva nuestra salud bucodental, acabaremos perdiendo piezas dentales y, como consecuencia, la funcionalidad de la cavidad oral para masticar, hablar y mantener las relaciones sociales. Volver a sonreír repercute en la salud física y emocional de las personas”.

Para disfrutar de una adecuada salud bucodental, Sermade sugiere los siguientes propósitos para cumplir durante 2021:

  1. Revisiones periódicas. Si no hay molestias ni patologías previas, los odontólogos recomiendan que las personas realicen dos revisiones al año.
  2. Correcta higiene bucodental. Para mantener la boca sana y evitar la aparición de caries y enfermedades periodontales, es necesario una adecuada higiene. Por tanto, es necesario cepillarse los dientes, al menos, dos veces al día, durante dos minutos, con una pasta dental fluorada y usar colutorios e hilo dental para eliminar todos los restos de alimentos que pudieran quedar, tanto en la cavidad oral como en la dentadura postiza. Cuando la persona mayor es dependiente, el cuidador debe ayudarle a mantener una buena higiene oral.
  3. Atención a las caries. Todos somos susceptibles de sufrir caries, pero en el caso de las personas mayores la polimedicación disminuye el flujo salival, aumentando el riesgo. Además, las personas mayores institucionalizadas tienen, frecuentemente, más dificultad para masticar y tragar la comida, lo que provoca que partículas de alimento permanezcan en la boca durante períodos prolongados, dando lugar a una gruesa acumulación de placa bacteriana. Por ello, Sara Guisado insiste en la importancia de una correcta higiene para prevenir la aparición de caries y la realización de revisiones periódicas para evitar la pérdida de piezas dentales.
  4. Cuidado e higiene de las prótesis dentales. Para que las personas mayores portadoras de prótesis dentales puedan mantener la funcionalidad de comer, hay que revisar el estado de las prótesis y comprobar si es necesario ajustar, reparar y/o realizar otras nuevas. “Las prótesis dentales suponen una buena opción para evitar otras comorbilidades asociadas como son el aislamiento social o la ansiedad”, señala Guisado.
  5. Llevar una dieta sana y equilibrada contribuye a disfrutar de una mejor salud bucodental. Reduce la ingesta de azúcares, porque facilita la aparición de caries y afecta al esmalte de los dientes, y aumenta el consumo de frutas y verduras. Por otra parte, los alimentos ricos en calcio, flúor y fósforo son de gran ayuda para tener unos dientes y encías sanos. Además, consume con moderación vino, café y té, porque tiñen el esmalte natural.
  6. Reducir o eliminar el consumo de alcohol y tabaco. Ambos son hábitos muy perjudiciales para la salud en general y para la boca en particular, provocando halitosis, manchas en los dientes e, incluso, pueden facilitar o acelerar los procesos de caries,  gingivitis, inflamación, irritación y demás infecciones bucales.

Buenos propósitos imprescindibles y sencillos de cumplir, porque Sermade cuenta con dos unidades móviles totalmente adaptadas, equipadas y homologadas que acuden a las residencias para ofrecer un servicio odontológico integral a las personas mayores y a las personas con discapacidad que tienen dificultades para acceder a una clínica convencional.

La seguridad, una prioridad

“Sermade es la única clínica dental móvil autorizada por la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. “Nuestras unidades cuentan con registro sanitario, porque no se puede realizar ningún servicio dental a domicilio sin autorización de Sanidad”, destaca Guisado.

Además, tras la crisis generada por el COVID-19, Sermade ha reforzado su protocolo sanitario de actuación para ofrecer las máximas garantías de protección, tanto a los pacientes como al equipo de profesionales odontólogos. El documento es una herramienta dinámica que se actualiza periódicamente en función de los acontecimientos epidemiológicos, científicos, técnicos o jurídicos.