En el Día Mundial del Alzheimer, Sermade, clínica odontológica móvil especializada en la atención bucodental de las personas mayores que viven en residencias, destaca la importancia de que los enfermos de alzhéimer y sus cuidadores presten especial atención a la higiene bucodental para prevenir posibles complicaciones orales que afecten a su bienestar y calidad de vida.

La enfermedad de Alzheimer (EA) es la principal causa de demencia. Se trata de una enfermedad degenerativa cerebral que causa pérdida de capacidad intelectual y funcional, pero también provoca síntomas conductuales y psicológicos. En la actualidad, existen 1.200.000 personas afectadas por alguna demencia en España, cifra que se aproxima a los 5.000.000 si contamos a la familia cuidadora.

Cuando se desarrolla la enfermedad, la persona comienza a perder las funciones cognitivas y, como consecuencia, su autonomía se ve comprometida para, entre otras cuestiones, mantener una adecuada higiene de dientes y encías. “Se incrementa el riesgo de padecer periodontitis, que es una infección grave de las encías que daña el tejido blando y destruye el hueso que sostiene los dientes. Y esto puede desencadenar en caries y, finalmente, en la pérdida de piezas dentales. Un proceso que afecta también a la capacidad de masticar y de alimentarse correctamente”, explica la directora de Sermade, Sara Guisado.

Atención profesional especializada

Los odontólogos de Sermade acuden a los centros residenciales para realizar revisiones periódicas a las personas mayores, especialmente a las que padecen alzhéimer, para prevenir la aparición de enfermedades bucodentales.

En este sentido, tal y como explica la directora de Sermade, los profesionales deben estar formados para prestar una atención especializada a las personas que presentan enfermedades neurodegenerativas. “El odontólogo debe ser muy respetuoso y conocer al paciente para establecer una relación de confianza mutua antes de llevar a cabo el tratamiento. De hecho, es frecuente que los odontólogos visiten en más de una ocasión al paciente antes de poder comenzar a realizar el tratamiento. Y, durante el mismo, se adapta a su estado emocional y necesidades físicas”, explica Guisado.

Para ello, Sermade cuenta con profesionales especialmente formados y capacitados para la atención y manejo de pacientes con demencia, discapacidad o necesidades especiales, que presentan alteraciones conductuales, problemas de comunicación, ansiedad, etc.

Además, forma a los profesionales de atención directa en las residencias. De esta manera, ofrecen las herramientas necesarias para que puedan ayudar a los mayores residentes a mantener una adecuada higiene bucodental.

En último término, cuando el paciente con alzhéimer no colabora, Sermade propone realizar el tratamiento odontológico bajo sedación consciente. “Mediante este procedimiento se produce una depresión de la conciencia inducida por la aplicación de fármacos, pero el paciente mantiene la capacidad de responder a órdenes verbales o estimulaciones táctiles ligeras”, explica Guisado.

Consejos para una correcta higiene bucodental

El Consejo General de Dentistas recomienda seguir una serie de pautas para realizar una correcta higiene bucodental de las personas con problemas neurodegenerativos:

  • Cepillarse, al menos, dos veces al día durante dos minutos con pasta dentífrica fluorada. Los cepillos eléctricos son la mejor opción y también son más prácticos y eficaces para sus familiares o cuidadores.
  • Seguir un orden específico de cepillado para no olvidar ninguna zona. Por lo general, se recomienda dividir la boca en cuatro cuadrantes (dos para la parte de arriba y otros dos para abajo). En cada cuadrante, se deben cepillar todos los dientes y todas las superficies, al menos, 30 segundos.
  • Cepillar también la lengua, aunque existen raspadores especiales. La higiene puede acompañarse del uso de un enjuague específico, previamente prescrito por el dentista.
  • Una vez al día, usar seda dental o cepillos interdentales, preferiblemente después del cepillado nocturno, para llegar a las zonas donde el cepillo no llega.
  • Si se usa un cepillo manual, elegir uno de cerdas de dureza media, con un cabezal no demasiado grande. Así podrá llegar a las zonas más internas.
  • Realizar visitas periódicas al dentista.

Prevención y diagnóstico precoz de los enfermos de alzhéimer

La genética o la edad son factores de riesgo sobre los que no podemos actuar. Pero tener un estilo de vida saludable a lo largo de toda la vida es una importante medida preventiva. Llevar una dieta saludable, cuidar las relaciones sociales, realizar ejercicio y desarrollar actividad mental permiten mejorar la función cerebral y frena el deterioro cognitivo.

El diagnóstico precoz de la enfermedad y su abordaje terapéutico integral con apoyo de los diferentes profesionales sociosanitarios es también prioritario para ralentizar el proceso de deterioro del paciente y mantener el máximo tiempo posible su autonomía y capacidades funcionales.

Asimismo, la investigación biomédica para un mejor diagnóstico y tratamiento de la enfermedad es fundamental para frenar el actual aumento de la prevalencia de la demencia en los próximos años.

¿Hablamos por WhatsApp?

× Cita por WhatsApp